Prisiminimų nešėjai (The Bearers of Memories)

Miglė Križinauskaitė-Bernotienė (2021)

Con cada momento, un recuerdo más. Pero a veces la memoria se vuelve ciega y lo que queda se vuelve borroso.

Miglė Križinauskaitė Bernotienė

La película de Miglè Križinauskaitė-Bernotienė explora la pérdida de memoria desde su fisicidad. Fotografías y paisajes parecen evaporarse ante los ojos (en primer plano) que miran tras un velo de colores semi-opacos; miran detenidamente lo que pronto será borrado.

The Bearers of Memories comienza con un paseo por un lago negro que poco a poco se ilumina con luz matinal y una música tradicional lituana. La adhesión de esta intrincada partitura se genera a partir de motivos naturales y artísticos que poco a poco nos acercan hasta los planos de los ojos; miradas puestas de relieve y frente al objetivo para cerciorarse de que son vistas mientras ven. Estos ojos miran cosas que, a priori, no son vistas. La carencia de un contraplano define a la perfección ese borrado de la memoria que vuelve ciegas a las personas que van apareciendo a modo de retratos. Križinauskaitė-Bernotienė conforma en su película un entramado tan bello como triste para hacer un estudio (breve pero potente) de la relación entre las imágenes, el cine y la memoria personal. Mientras los fragmentos de un rostro se filman por separado para centrarse en los ojos y lo que esconden, el futuro y el pasado se mezclan en uno de ellos: el de la abuela de Križinauskaitė-Bernotienė que aparece en un viejo álbum de fotos y se filtra entre diversas imágenes. Como las pupilas que se asemejan a agujeros negros, el vacío formado entre la materia de la fotografía da origen a una serie de imágenes abstractas; visiones que se alejan de lo concreto para fabular o reinterpretar lo acaecido. Una serie de cambios en la luz de los planos y el uso concreto del material en 16 mm para cortar hacen difícil de apreciar la imagen en según qué ocasiones. Como fantasmal vistazo a los detalles encerrados en la memoria estampada, el tiempo se contrae y la forma del film se despliega para volverse borrosa en un sentido casi metafísico.

The Bearers of Memories abre citando el tiempo entendido según el pueblo tuvano, quienes creen que el pasado está en frente de nosotros y que el futuro nos sigue. Una inversión total en la línea del tiempo que ha calado completamente en la filosofía occidental y que se introduce dentro de una mitología privada para sobresalir por encima de lo individual. Križinauskaitė-Bernotienė sabe unificar lo particular con lo universal, mientras llega a cotas quizá solo discernibles mediante el gusto por lo bello. Los pies en el agua que suceden a las plantas, el círculo que se traza al entrar y salir del lago… son resquicios de misterio apreciables en cuanto a calidad sensitiva y espiritual. Entre la abstracción y lo concreto, entre lo recordado y lo casi olvidado, las imágenes de The Bearers of Memories consiguen aludir a lo no-físico desde una perspectiva plástica única.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s