Ste. Anne

Rhayne Vermette (2021)

El cuerpo de Renée, una madre que regresa a Manitoba para reencontrarse con su hija y su pasado, aparece pocas veces en la película de Rhayne Vermette, Ste. Anne. Pero su estela, su aura o su esencia se ven representadas mediante un juego de collages opulentos que mezclan diferentes capas, motivos visuales y géneros narrativos para introducirnos en un paisaje de la memoria personal. Entre el ensayo y una ideada ficción reposada que conjuga diversos aspectos de la vida de la protagonista y directora, la película de la cineasta métis escudriña de forma imperfecta, imprecisa y harto arrítmica el devenir de breves momentos en un entorno alternativo que evoca una magia perdida. Con su uso del celuloide para cambiar de plano, tonalidad y ritmo en un pestañeo físico y su utilización de una oscuridad latente que se filtra por entre las imágenes, a veces planas, otras evocadoras, Ste. Anne se coloca dentro del grupo de películas apoyadas por COUSIN (colectivo de artistas indígenas formado por los cineastas Sky Hopinka, Adam Khalil, Alexandra Lazarowich y Adam Piron). Como en el cine de Hopinka, la tradición se mezcla con la ingenuidad de creer que existe una relación directa entre la experiencia personal y el arte per se y que, por tanto, todos podremos ver lo que un individuo ve al mirar el mismo paisaje, acto, gesto o movimiento. La falta de bagaje cultural o el desconocimiento de la historia de determinados pueblos no es un impedimento para poder comprender o admirar una película ni debería serlo —no obstante, tampoco afirmamos que determinadas carencias no puedan suplirse tras el visionado—, pero el hecho de no poder acercarse a un tipo de arte concreto como es el cine a partir solamente de esto hay que tenerlo también en cuenta. Ste. Anne resulta, en principio, interesante de cara a lo étnico y también como propuesta de «autoexpiación» prolongada, pero en lo realmente esencial, que es el lenguaje (no uno en concreto, sino la propia situación comunicativa), aparece como un film lleno de irregularidades (no buscadas, precisamente, dentro de su forma no lineal/alternativa).

Anne es el nombre de la madre fallecida que se recuerda en según qué pasajes y que bien podría referirse a la madre de la Virgen María o no (la duda siempre cabe en la interpretación, pero no debemos hacer relaciones precipitadas). Anne es, en lo relativo a Renée, un modelo de conducta concreto y un fantasma familiar al mismo tiempo y, en lo relativo a la película, la huella que se pierde en la inmensidad de lo casual. El ánimo reivindicativo de las uniones de mujeres que los grupos étnicos canadienses presentan se interpone ante lo previamente establecido (la «trama» de la madre y la hija) para llegar a atravesar portales temporales difícilmente discernibles si no se conoce la vida de la directora. La experiencia del regreso se manifiesta en Ste. Anne de manera que la liquidez de la trama llega a desbordarse en un sinfín de arrebatos visuales. Imágenes tan esencialmente curiosas como intrigantes pero que no comportan un porqué literal; más bien se filtran entre las grietas de una historia jamás centrada en los personajes pero que arremete contra ellos a cada plano embellecido. El espacio en Ste. Anne se refiere a lo (demasiado) personal que subvierte lo individual del origen para acabar tornándose individualista mapa emocional con aires de reencuentro con un pasado tribal. Extremadamente aferrada a un lugar en el que los momentos íntimos lo son todo, la película de Vermette termina anulando sus muchas fugas de belleza indudable debido a una ejecución indecisa, temblorosa y también algo presuntuosa. Ste. Anne, lejos de cerrar círculos, ya sean familiares o estéticos, se abre de manera ostentosa hacia horizontes donde solo lo buenista puede llegar, donde la mirada acrítica debe ser sustituida por un regocijo y una congoja tan enormes como cotidiana es la visión de Rhayne Vermette… donde el espacio corporal se pierde para dar lugar a una especie de aire voluble y quizá agradable si nos olvidamos de que no se puede respirar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s