Image of Perception

Guli Silberstein (2021)

La nueva película de Guli Silberstein, su primer largometraje, supone otro acercamiento a un film ajeno relacionado con el terror. En este caso es Una página de locura (狂った一頁, 1926), película del cineasta Teinosuke Kinugasa que supuso un auténtico descubrimiento para Occidente tras la Segunda Guerra Mundial. El film de Kinugasa en Image of Perception, al igual que el de Romero (Night of the Living Dead) en The Devil Had Other Plans (actos I, II, III), se convierte en el centro de experimentación de Silberstein, quien vuelve a utilizar la inteligencia artificial para colorear las escenas y, mediante otros procesos, predecir las imágenes en vídeo que se complementan en lugar de sucederse. Esto hace que los planos originales aparezcan como nunca antes se habían visto, con una carencia de la original estética, un estilo añadido que remite a la ruptura del píxel y una mezcla entre motivos visuales que clama al caos, haciendo que, por ejemplo, un personaje que se manifiesta encerrado mediante dos planos consecutivos de su cara y una jaula aparazca literalmente «encerrado» en ella. En Image of Perception surge una adecuación plástica que hace la metáfora algo todavía más claro gracias a dos factores: la predicción y el azar.

Dentro del trabajo creativo de Silberstein, tanto la predicción como el azar juegan un papel clave. La impresión (digital y emocional) que emana de cada capa de datos se presta fácilmente a una lectura apasionante si se compara con la obra original. En Una página de locura un hombre acepta un trabajo como conserje de un manicomio para rescatar a su esposa, que es una paciente del centro. Partiendo de múltiples secuencias que representan a una gran cantidad de personajes en diferentes estadios mentales, la película de Kinugasa destaca por una técnica visual que no era popular en el momento (1926) y que tenía que ver tanto con una perspectiva en primera persona como con la distorsión visual en el mismo marco «real». Kinugasa incluyó escenas que mostraron a la audiencia la perspectiva de los pacientes mentales a partir de una serie de efectos visuales vertiginosos que contorsionaban los paisajes y las imágenes, las cuales se reflejaban hasta el punto de distorsionarse completamente. Con Image of Perception, Guli Silberstein trata de rescatar esa distorsión y llevarla a un límite que resuena con los tiempos que corren, casi cien años después de la creación de Una página de locura. En algún lugar entre la vanguardia y el terror web, la película trata de dotar al material original de un nuevo y corroído espíritu viral. Comprometida con la idea que acompañaba a Kinugasa en el pasado, el film de Silberstein se sostiene en la idea de que todas las perspectivas individuales pueden ser posibles al mismo tiempo aun siendo muy diferentes.

Cada personaje tiene su punto de vista y evoluciona según unos parámetros establecidos en torno a la locura que, poco a poco, se van difuminando. El esposo intenta convencer a su esposa de que abandone las instalaciones sin éxito, hundiéndose cada vez más en una espiral que lo llevará a formar parte del mismo. Volviéndose loco debido a que su mujer no quiere irse, pues ni siquiera lo reconoce, él también acabará olvidando su lugar inicial para terminar perdiendo su cordura. El personaje sufrirá un cambio en su forma de ver y de ser mirado al entrar también en contacto con los demás pacientes, confundiendo la realidad con la percepción. En Silberstein el píxel derretido y voluble que hace de la imagen una especie de masa informe unirá a los personajes con el manicomio de manera que no exista una diferencia entre ambos. El juego de máscaras que se lleva a cabo en la película original resurgirá en forma de moderno film silente de la mano de un cineasta que parece haber encontrado una pasión en reorganizar y reanimar películas del pasado. Desde la interesante división en partes, cuyos rótulos también se manifiestan como parte de la imagen, hasta la intrigante y no menos reflexiva composición musical de Krzysztof Malinowski, que puede llegar a resonar más allá de la mera ambientación, la obra de Silberstein resuelve romper las leyes de la causalidad siguiendo los pasos de Kinugasa. Así pues, Image of Perception termina siendo una película necesariamente desorientadora y desestabilizadora, un film con diversos niveles, tiempos y tempos donde la catarata de imágenes digitales se torna hipnótico remolino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s