Punto de Vista 2021: Sección oficial 9 – The American Sector

Courtney Stephens & Pacho Velez (2020)

¿Hay un muro en Estados Unidos? Aparte de los numerosos fragmentos del Muro de Berlín, claro. Aunque cueste creerlo, centenares de piezas de lo que funcionó y funciona como símbolo de la caída del comunismo en Europa se esparcen por el territorio estadounidense para gloria de al victoria tras la Guerra Fría. Uno de los acontecimientos más importantes de la historia del siglo XX, la caída de la Unión Soviética, quizá el suceso que más cambios ha supuesto de cara a la política y a la organización de los estados, se aborda de forma sistemática y contemplativa, aunando el silencio de las piedras con la interpretación que cada ciudadano les da. En The American Sector Courtney Stephens y Pacho Velez viajan por los diversos lugares del país que poseen trozos del Muro exhibidos en museos de arte, calles e incluso jardines privados. Esos «fragmentos de historia» que aparecen expuestos de forma tan portentosa dan lugar a una extrañeza doble: la de su emplazamiento en ese país y la de su admiración por parte del público. El «triunfo de la libertad democrática» en la Alemania reunificada, la huella imborrable del quiebre del comunismo y el símbolo de la esperanza en el sistema capitalista… Pero, todos sabemos que en el capitalismo la libertad te la da la cartera y en ese aspecto la película se muestra tan certera como multiregistro, no solo enseñando las desigualdades económicas en torno a las personas que visitan los trozos del Muro sino creando otro entre ellas.

Dependiendo del punto de vista (¿no va de eso este festival?) la película da origen a diversas lecturas (no hay más que leer críticas europeas y americanas para corroborarlo) que quizá se pierdan en la superficie debido al esquive de uno de sus aspectos más importantes. El hecho de que ya no haya nadie tras un muro, nadie al otro lado del mar para hacer la guerra, supone la reconsideración del modus operandi de uno de los países con los servicios de inteligencia más grandes del mundo, si no el que más. Sin un enemigo al que abatir, la política estadounidense que se arrogó el título de salvadora del mudo y defensora del bien, la paz y la libertad ahora ya no tienen nadie a quien espiar, atacar o de quien sospechar. Caído el Muro, no cesa la paranoia. ¿Para que sirven ya las agencias de inteligencia? En el presente está claro que los enemigos de Estados Unidos han cambiado pero, la película se pregunta acerca de aquellos que cantaban la Internacional. Lejos de encontrar un nuevo «demonio rojo», Estados Unidos ha comenzado a encontrar problemas dentro de casa. Tal y como deja entrever The American Sector, al margen del pasado alemán camuflado como propio, se respira un aire de división en el propio país que se acrecienta por la falta de un gran enemigo. Muertos Stalin, Gadafi y Bin Landen, el último imperio del mundo necesita conflictos más que nunca y el hecho de explorar el pasado «liberador» de Alemania sin salir de Estados Unidos refleja mucho de esa urgencia. Bajo una capa de inocente film histórico se crea toda una exploración del estado actual del país y los fracasos absolutos de la democracia y el liberalismo.

Es cierto que en Berlín la gente solo saltaba de un lado a otro del muro. Eso que se hacía llamar República Democrática Alemana no era ni república, ni democrática, ni alemana, suele decirse (porque era dictadura comunista soviética, se da a entender), pero habría que plantearse la mirada desde ambos lados del tablero y comprender que, ante el avance del capitalismo frente a un comunismo que se vería debilitado por su innegable atractivo, no quedaba otra que levantar muros de contención ideológica además de física. Al margen de hacer juicios sobre lo que está bien o mal, es lo que sucede cuando un sistema se ve amenazado por otro que avanza. Sucede con Corea del Norte, último país verdaderamente comunista, e irónicamente tambíén en Estados Unidos con el famoso muro de Donald Trump. Es decir, por mucho que el Muro de Berlín funcione como una reliquia despedazada que simboliza una libertad tan abstracta como patético es que los americanos se sientan orgullosos de haber incitado a su destrucción, las fronteras siguen existiendo. Y más allá de lo físico, nuevas barreras se están levantando dentro de las comunidades (los ghettos, los límites de las ciudades y barrios, etc).

El nacionalismo exacerbado conocido de sobra por todos es una herramienta que funciona y, lo queramos o no, sigue consiguiendo que Estados Unidos domine el mundo. Ayudado por un colonialismo pasivo que ha arramplado con casi todas las culturas autóctonas de la mayoría de países (solo basta con mirar alrededor y ver cuantos productos americanos hay en las tiendas, encender la televisión y ver los programas que se emiten o ir al cine y ver la cartelera), el país de la «libertad» continúa sin caer debido al patriotismo y a la tergiversación de los símbolos de otros pueblos. Llevando el Muro de Berlín a su propio museo viviente de la «memoria democrática», Estados Unidos mantiene viva la fe en la democracia y el estado de bienestar. La película de estos Stephensy Velez es un film tan documental como crítico que se construye en torno a los espacios donde yacen las piedras de una Alemania dividida, atrapadas y totalmente fuera de lugar… No sé hasta donde The American Sector se toma en serio a sí misma como para elucubrar tanto al respecto pero parece que, con cada nuevo plano y cada nueva conversación, vamos pasando a diferentes estadios de una idealización fantasiosa de la Guerra Fría. Aunque, visto lo visto en el cine americano más famoso, cualquier cosa para glorificar el triunfo de su sistema frente a la «terrible» alternativa. Si algo deja claro la película es que el comunismo está tan acabado como esos trozos de muro que adornan los parques y estaciones de metro de un país capitalista. La cabeza del oso que adorna el salón del cazador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s