The Devil Had Other Plans (Acts I, II & III)

Guli Silberstein (2020)

The Devil Had Other Plans (Act I)

La apropiación de material encontrado (found footage en inglés) en el cine es una tradición que se remonta a 1927 con Esfir Ilinitschna Shub y su La caída de la dinastía de los Romanov (Padenie dinastii Romanovykh). Desde entonces ha habido incontables cineastas que han trabajado con películas ajenas para (re)construir las suyas propias; desde Jean-Luc Godard hasta Bill Morrison, pasando por Gustav Deutsch. El caso que nos ocupa, la película-tríptico que Guli Silberstein descompone en tres actos, es otro ejemplo de ello. Pero, sin pretender desvirtuar su valía acomodándola en esta categoría basada en la superficie, optaremos por hablar de cómo y por qué The Devil Had Other Plans utiliza la totalidad de The Night of the Living Dead de George A. Romero.

Cada uno de los actos de The Devil had Other Plans (“Shock”, “Turmoil” y “Hell” o Choque, Agitación e Infierno) recoge una tercera parte de la película primigenia del género “zombie”. Si se ven seguidos, es decir, como una totalidad, se observará que casi la todos los planos de Romero están integrados y amalgamados en la obra de Silberstein. Cada secuencia de la película original se pliega sobre una serie de píxeles y fracturas visuales del montaje para reducir a una menor cuantía el metraje del film. Se consigue, pues, que la película quede “amontonada” y carezca de la narratividad que poseía así como del interés dramático relativo a la historia. El acierto de Silberstein es hacer que ese interés dramático siga intacto dentro de la nueva forma de su película. Citando al cineasta; “[The Devil Had Other Plans] es una reacción a la conmoción, la paranoia y el surrealismo de la crisis derivada de la pandemia del COVID-19”.

Es necesario conocer que el origen de este proyecto tiene lugar en plena crisis del coronavirus (marzo-junio de 2020) y que esa y no otra es la causa de su existencia. Debido al impacto a escala mundial provocado por el virus y a la severa cantidad de confinamientos totales que se dieron en diversos países (como el Reino Unido, donde reside Silberstein), la idea de hacer una película que supusiese el retrato agónico de ese encierro vio su nacimiento. Porque no hay que olvidar que la mayor parte de la película de Romero sucede en una casa en la que los protagonistas están atrapados porque fuera hay personas infectadas. “Zombies” reales en el exterior y un enemigo invisible en el interior (la sospecha y la desconfianza) se adhieren a la incertidumbre y el miedo provocados hace menos de un año. En The Devil Has Other Plans la pesadilla real se combina con la ficticia a partir de los escenarios (de/re)construidos del material encontrado; las imágenes devienen sombras de colores típicos del “glitch” informático al tiempo que la abstracción se apodera de las formas concretas.

The Devil Had Other Plans (Act II)

El film de Silberstein es un film mutante en su totalidad. Incluso los que hayan visto Night of the Living Dead se sentirán perdidos entre la caótica y aun así hipnótica evolución del film. Porque en The Devil Had Other Plans existen una serie de balances y rupturas que se oponen al claroscuro original de la película de Romero y, al mismo tiempo, la agonía de la música digital se apodera de la banda de sonido (se suprimen los diálogos y cualquier atisbo de sentido narrativo) haciendo inútil querer saber en qué momento nos encontramos. Si la película de Romero se basaba en la lucha política que fijaba a unos cuantos sujetos (estereotipos del norte de Estados Unidos) aislados por algo que escapa a toda lógica, la de Silberstein actúa como bisagra entre el descontrol producido por la situación y la imposibilidad de salvación. Los muertos que se levantaban e infectaban a los vivos suponían la representación de una masa que ponía sobre la mesa la incapacidad del ser humano para organizarse en momentos de máxima alerta. Liderazgo y supervivencia, violencia y desconfianza para terminar en el centro de un vórtice caótico. La película de Silberstein amolda la premisa de Romero al panorama actual, donde el miedo, la paranoia y la sospecha incesantes que van aflorando en la era de la pandemia se unifican con la imagen digital caótica (sucedánea del orden en el montaje) y devuelven el sentido a la película de terror de los ochenta. Ahora ya no hay construcción, sino deconstrucción. No hay lenguaje sino, imágenes. Imágenes que se engullen a sí mismas. Aquí el magnetismo de una imagen pixelada, coloreada y absolutamente agónica que se fusiona con la siguiente cual cáncer y evoluciona, dejando huellas en los planos previos, se propone como símil de un estado de desconocimiento total sobre su propio devenir. Y se obtiene un auténtico ejemplo de caos incandescente: el lenguaje de internet y su exceso de información audiovisual.

En 2020, cuando llegó el virus, el tráfico de consumo de películas en internet aumentó de manera considerable.

—Guli Silberstein

The Devil Had Other Plans es una película importante por su contemporaneidad y por el debate que puede generar. En un panorama donde más de la mitad de los festivales de cine se han hecho online y en el que el streaming ha alcanzado su deplorable cénit (Netflix quiso dotar a su plataforma de un regulador de velocidad para que la gente pudiese decidir cómo ver las películas dependiendo del tiempo que tuviesen), el hecho de hacer una película sin salir de casa, sin filmar nada, sin montar nada, usando otra película y un ordenador para ello, es importante. El procedimiento por el que Guli Silberstein hizo The Devil Had Other Plans parte de un nuevo tipo de inteligencia artificial que se basa en un algoritmo muy particular: la predicción de video, donde la tecnología realmente “adivina” el siguiente plano de un video debido al que lo precede basándose en un escaneo inicial.

El resultado, según Silberstein, es que “se crean imágenes que básicamente no se habían visto con anterioridad”. Imágenes nuevas que plantean nuevas formas de pensarlas y que, seguramente, comiencen a originar nuevos tipos de cine.

The Devil Had Other Plans (Act III)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s