Festival des cinémas différents et expérimentaux de Paris 2020: Competición 2

La imagen excéntrica, recreada, violada, subexpuesta y dilatada se manifiesta en torno a la idea formal de la repetición y la sobrecarga. Ocho films que dialogan con este principio se muestran en la segunda tanda del Festival, rodeados de diferentes pretensiones y conduciendo a diferentes destinos. RGB de Jens Pecho repite incesantemente las frases “Start Up, Break Down, Burn Out (ponte en marcha, descansa, consúmete)” y los colores verde, azul y rojo que actúan como fondo de las mismas en un ejercicio de estrés cromático y extenuación formal. Nada más allá de la provocación y la alusión a un estilo de vida agitado, casi convulso que conduce a la ruptura, a ese pequeño y disonante cambio en el ritmo en determinado momento del metraje. A diferencia de RGB, A Crowd de Yeonu Ju lleva la extenuación del mundo capitalista a la puesta a punto de una forma capaz de generar discurso y demostrar dinamismo pese a su rigidez en las formas.  Las tomas de stock de varias fuentes se reelaboran cuadro por cuadro antes de ser escaneadas. Se produce un cambio en la gradación de la imagen a través de una serie de tejidos y proyecciones con un estatus diegético variado. En este brutal collage, la sinfonía de la destrucción que va desde la masa de gente hasta la masa de edificios, las nubes que parecen explotar en el ocaso debido al montaje de atracciones y la basura aplastada y cada vez mostrada más en detalle se convierte en la imagen devastadora del turbocapitalismo.

A Crowd (Yeonu Ju, 2020)

En Corman’s Eyedrops Got Me Too Crazy (O Colírio do Corman me deixou doido demais) de Ivan Cardoso la imagen aniquiladora y errática se mezcla con la parafernalia estridente y demencial del cine underground americano. Esta improvisación de jazz que aúna formas garabateadas en el propio film e imágenes reales que se montan de manera semejante a un anuncio o vídeo musical psicótico hace de su estridencia su razón de ser, jugando con formas e imágenes totalmente opuestas para crear una especie de atracción pseudo-pornográfica del delirio. Ilusión plástica y virtual que repite motivos y texto ad infinitum y que podría denominarse “cine experimental de serie B”. En una línea de juego con la impresión directa sobre el film parecida, el tratamiento que Elena Duque da al material en Super-8 en su Valdediós resulta un excitante pero desequilibrado cuadro lleno de texturas. El material se ve reinterpretado a modo de juguetón escenario de figuras pintadas que culmina con la muestra de la habilidad de Duque para maniobrar con el celuloide y se queda en mero ejercicio pseudo-pictórico.

Aberración Cromática (Fiebre) de Andrés Baron, Tobacco Barns Light Studies de Rocío Mesa y Esquisse pour un portrait de Gilberte Swann de Gauthier Beaucourt se comportan como retablos de una idea, como ejemplos de cines inconclusos o abiertos a su propia naturaleza. El proceso de revelado de una fotografía de la misma chica que lo lleva a cabo surge como revelación de su rostro usando la pintura y la prensa manual. Como por arte de magia, un proceso tradicional resurge a modo de espectáculo documental para después hacer aplicar unas manchas rojas y convertir la foto tridimensional mediante maquillaje y tejido. Tres procedimientos de crear un rostro que se conjugan en un escenario demasiado pulcro. En la siguiente, la película de Beaucourt, se genera un vals de imágenes radiantes y superpuestas (muy brakhagianas) que, poco a poco van revelando la imagen de Gilberte Swann (personaje novelesco interpretado por varias actrices en distintas películas). El film viaja a través de superposiciones, eliminaciones de capas de colores, y ralentizado para mirar hacia las operaciones de trabajo realizadas en argéntico con una impresora óptica y acabar bruscamente como si se auto aniquilase porque seguiría así eternamente, embelesado con la belleza multifacética de Gilberte y su luz escondida. Una luz como la que explora y estudia Rocío Mesa en su Tobacco Barns Light Studies.  Ensayos con la luz en una planta tabaquera tradicional que revelan imágenes de espacios asombrosos. Donde el blanco y negro silencioso y la luz que se cuela por entre las maderas revierten el proceso de acercamiento a lo extraño, de alguna manera.

Juana Llancalahuen et les Falsas Orcas – Temps 1-4 (Magali Dougoud, 2020)

Por último, Juana Llancalahuen et les Falsas Orcas – Temps 1-4 de Magali Dougoud surge como la obra más interesante y formalmente original de la sección. En este increíble film dividido en cuatro tiempos que se centra en la violencia sufrida por una mujer (que representa a todas) asesinada en el Fuerte Bulnes (Chile), la forma editada del agua marina y la edición que encaja con las técnicas videoartísticas más cercanas a internet prioriza una narración hablada. Primero en la sequedad de las rocas y después en la liquidez y humedad del mar, se nos narran de manera verbal una serie de hechos que, separados, se relacionan. Mediante motivos formales asombrosos se nos cuenta como Juana Llancalahuen fue asesinada y como las falsas orcas y un ser atemporal femenino surgieron de su sangre. La muerte y la liquidez como principales elementos se mezclan con imágenes extravagantes de buzos y paisajes submarinos que devienen táctiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s