Centaur

Aleksandra Nyemczyk (2015)

vlcsnap-2020-01-31-13h23m40s353

Un centauro es un ser mitológico mitad hombre mitad caballo, característico de la mitología griega. Centaur es una película contemplativa con toque surrealista que muestra el paso de la enfermedad a la muerte en poco más de treinta minutos. Un paralítico se mueve por las terrazas y salones de su casa como si de una carretera infinita se tratase. Poniendo una silla delante de otra y ayudándose de las manos para cambiar de sitio, repite el proceso una y otra vez para mantenerse en movimiento. Si no se moviese, perdería la cordura. Su mujer lo ayuda, pero no puede ocultar para siempre la dificultad que supone la carga de su marido y prueban un método que falla al instante para facilitar su movilidad. Tras un breve inciso en el que se ve al segundo centauro —que ya aparecía al inicio, de forma desenfocada y vagabunda— caminando hacia una silla donde se sienta para no volverse a levantar —en un plano del revés—, unos hombres llegan para llevarse al inválido en su silla, como si de una procesión mortuoria se tratase, hasta que lo entierran bajo un árbol. Su mujer lo velará y poco después, se le aparecerá el fantasma de un caballo.

vlcsnap-2020-01-31-13h23m56s495

Hay tres centauros en el film de Aleksandra Niemcyck y todos están incompletos. El aislamiento y la condena física se representa mediante una puesta en escena hermética y dualista en la que Vlado, paralizado de cintura para abajo por la polio se convierte en una carga para su mujer y el amor que se profesaban cambia radicalmente. En la rutina está la clave psicológica de este centauro cuyos cuartos traseros son dos sillas, que se muestra arisco por su condición impotente y está condenado a sucumbir al paso del tiempo sin gozar de la libertad del movimiento. Algo así sucede en los planos que componen la obra, fijos y con un aire voyeur —similares a los de Pilar Palomero en Zimsko sunce— captan la imagen-tiempo, obviando la imagen-movimiento deleuzianas dotando a la imagen de un carácter acorde con lo que representan. De este problema surge un conflicto que acabará con una reconciliación homicida acordada por ambas partes en un susurro al oído. Vlado será enterrado para adelantarse a la muerte y así abandonar la otra mitad de su cuerpo entre la tierra y la hierba mientras que su mujer, que llora cerca de su tumba, asistirá a la visión de un caballo fantasma, ¿reencarnación? de su querido marido.

El film de Niemczyk, bajo la tutoría de Béla Tarr en Sarajevo, rebosa de personalidad y una cierta ambigüedad que lo hace muy interesante. Se puede decir que la mayoría de alumnos del húngaro están haciendo suyas las enseñanzas de su maestro y adquiriendo lenguajes e inquietudes propias más que destacables en el cine contemporáneo.

vlcsnap-2020-01-31-13h24m07s558

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s